Dejar de furmar cannabis
Información

Sugerencias para dejar de fumar marihuana con éxito

No son pocos los que dicen que aprobar el uso recreativo de la marihuana traerá problemas. Sin lugar a dudas es un tema polémico.
No obstante, la ciencia está cada vez más convencida de que la planta de cannabis debe ser legal para usos médicos.
Pero, una cosa es aprobar la marihuana medicinal y otra cosa es fumar marihuana.
Muchas personas asumen que el cannabis es prácticamente inofensivo, a lo sumo aceptan que ocasionalmente pueda tener algún efecto secundario, como paranoia o que seca la boca, pero en su mayor parte las personas que fuman marihuana consideran que mejora su estado de ánimo.
Sugerencias para dejar de fumar marihuana con éxito, para lograrlo es conveniente que leas este post.


Efectos no deseados del consumo de marihuana

Hay personas que experimentan efectos no deseados al fumar marihuana, desde síntomas físicos hasta alucinaciones y relaciones tensas.
Decidir qué quieres cambiar tus patrones de consumo de marihuana es un buen primer paso. Aumentar la conciencia de las razones por las que deseas dejar de fumar marihuana puede ayudarte a aumentar tus posibilidades de éxito.

En resumen, tener claro cuales son las razones para dejar de fumar marihuana pueden ayudarte a fortalecer tu determinación de dejar de fumar porros y delinear metas para alcanzar el éxito.

Quizás comenzaste a fumar marihuana para relajarte o controlar la ansiedad. Quizás te ayude a lidiar con el dolor crónico o el insomnio. Pero con el tiempo, las desventajas de fumar marihuana pueden haber comenzado a superar en número a los beneficios de fumar.

Las personas a menudo consideran reducir el consumo de cannabis cuando notan que el efecto de fumar marihuana afecta su calidad de vida.

Porque dejar de fumar marihuana

Notas que estás teniendo problemas de relación.
Compruebas que está afectando tu estado de ánimo, la memoria o la concentración.
Ya no tienes tanto interés en disfrutar de tus pasatiempos.
Empiezas a dejar de lado el cuidado personal.

No existe una forma perfecta de dejar de fumar marihuana. Lo que funciona para otra persona puede que no te ayude mucho, por lo que a menudo es necesario pasar por un proceso de prueba y error antes de encontrar el mejor enfoque.
Considerar los pros y los contras de los diferentes métodos puede ayudar a dejar de fumar marihuana

Tal vez quieras hacerlo rápido y decidir intentar frenar tu consumo de cannabis e ir «de golpe” o lo que los ingleses denominan “pavo frío

Si te preocupan los síntomas de abstinencia o crees que necesitará algún apoyo para dejar de fumar, puedes  hablar con un consejero de abuso de sustancias o, llamar a una línea de ayuda para adicciones y obtener algunos consejos.
Si la marihuana te ayuda a controlar los síntomas de salud física o mental, querrás intentar dejar de fumar marihuana un poco menos, pero sin dejar de fumar por completo.
El soporte profesional también puede ayudar en estos casos.

¿Sientes que estás listo para dejar de fumar marihuana de inmediato?

A continuación, se muestran algunos pasos generales a considerar.
Deshazte de tu equipo

Aferrarse a un alijo de hierba y parafernalia para fumar puede hacer que sea más difícil dejar de fumar marihuana. Al tirarlo o pasarlo, evitas el acceso inmediato, lo que puede ayudarte a evitar deslizamientos durante el período de retiro.
Haz un plan para lidiar con los factores desencadenantes
Los desencadenantes pueden tener un impacto poderoso. Incluso después de que decidas dejar de fumar, las señales específicas que asocias con su uso pueden provocar antojos de volver a fumar.
Estos desencadenantes podrían incluir:

Problemas para dormir.
Estrés laboral.
Ver amigos con los que solías fumar.
Mirando películas sobre marihuana que solía ver mientras estaba drogado.

Intenta elaborar una lista de actividades a las que acudir cuando surjan estos factores desencadenantes, como ser:
Un baño tibio para ayudarto a dormir.
Reiniciar tu serie de televisión de comedia favorita para disminuir el estrés.
Llamar a un amigo de confianza que apoye tu decisión.
Modificar la rutina diaria. Si tu consumo de marihuana ocurrió en momentos de rutina, cambiar ligeramente tus comportamientos puede ayudarte a evitar el consumo.
Si tienes el hábito de fumar a primera hora de la mañana, intenta salir a caminar
Si tiendes a fumar antes de acostarte intente leer.
Tomar melatonina (previa consulta con tu médico)

Es importante asumir que cambiar las rutinas puede ser difícil y, por lo general, no ocurre de la noche a la mañana.
No te auto-castigues si tienes problemas para seguir tu nueva rutina de inmediato.

Si fumar es algo que tiendes a hacer cuando estás aburrido, algunos pasatiempos nuevos pueden ayudarte.
Considera volver a visitar los viejos hábitos favoritos, como construir modelos o manualidades. Si los pasatiempos antiguos ya no te interesan, prueba algo nuevo, como escalar en roca, practicar remo o aprender un nuevo idioma, o cualquier otra cosa que creas que te puede servir para dejar de fumar marihuana.
Lo que más importa es encontrar algo que realmente disfrutes, ya que eso aumenta las probabilidades de que quieras seguir haciéndolo.

Consigue el apoyo de sus familiares y seres queridos

Los amigos y familiares que sepan que no quieres seguir fumando marihuana pueden ofrecer su apoyo de las siguientes maneras.
Ayudándote a pensar en pasatiempos y distracciones.
Practicar contigo métodos de afrontamiento, como la actividad física o la meditación.
Alentándote cuando la abstinencia  o los antojos se ponen difíciles.
Saber que otras personas apoyan tu decisión puede ayudarte a sentirte más motivado y aumentar la probabilidad de tener éxito.

Si es necesario hay que obtener ayuda para los síntomas de abstinencia.

No todo el mundo experimenta síntomas de abstinencia de cannabis, pero para aquellos que los padecen, pueden resultar bastante incómodo.
Los síntomas comunes incluyen:
Problemas para dormir.
Ansiedad.
Irritabilidad y cambios de humor.
Dolores de cabeza.
Fiebre, escalofríos y sudores.
Poco apetito.
Los síntomas de abstinencia generalmente comienzan aproximadamente un día después de dejar de fumar marihuana y desaparecen en aproximadamente 2/3 semanas.

Un proveedor de atención médica puede ayudarte a controlar los síntomas graves, pero la mayoría de las personas pueden manejar los síntomas al tomar en cuenta estas sugerencias
Beber menos cafeína para de esta manera mejorar el sueño
Usar respiración profunda y otros métodos de relajación para abordar la ansiedad
Beber mucha agua

Si consumes mucho cannabis y fumas con regularidad, dejar de fumar abruptamente puede resultar difícil.
Reducir lentamente el uso con el tiempo puede ayudar a tener más éxito y también, a disminuir la gravedad de los síntomas de abstinencia.

Leer acerca:   Comestibles de cannabis en lugar de fumar
Sugerencias para empezar a dejar de fumar marihuana.

Elegir una fecha para dejar de fumar.
Establecer un plazo de unas pocas semanas o como máximo un mes puede ayudarte a diseñar un plan realista para dejar de fumar.
Ten en cuenta que elegir una fecha demasiado lejana en el futuro puede hacer que parezca lo suficientemente lejana como para perder la motivación que tienes en estos momentos.
Planifica cómo disminuirás el consumo
¿Quieres reducir el uso de marihuana en una cantidad específica cada semana?
¿Consumir menos cada día?
¿Fumar lo menos posible hasta que se agote tu suministro actual?
En algunas tiendas puedes conseguir cepas de menor potencia o, productos que contienen menor contenido de THC. Cambiar a un producto de THC alto a uno más débil y que produzca menos efectos psicoactivos también puede ser útil para reducir.

 Mantente ocupado

Al involucrarse en nuevas actividades a medida que reduces el consumo, te resultará más fácil continuar con los patrones establecidos, una vez que dejes de consumir cannabis.
Mantenerse ocupado también puede ayudar a distraerse de los síntomas de abstinencia.
Un terapeuta puede ayudarte a explorar cualquier problema subyacente que contribuya a tu consumo de cannabis y ofrecerte apoyo mientras das los primeros pasos para enfrentar las emociones oscuras.
También pueden ayudarte a abordar cualquier problema en tu vida o relaciones que pueda ser el resultado de su consumo de cannabis.

Cualquier tipo de terapia puede resultar beneficiosa, pero los siguientes tres enfoques pueden resultar especialmente útiles para dejar de fumar marihuana.

La mayoría de los terapeutas tienen formación en CBT . Este enfoque de tratamiento te ayudará a aprender a identificar pensamientos y emociones no deseadas o angustiantes y a desarrollar habilidades productivas para abordarlos y controlarlos.
Por ejemplo, si consumes cannabis cuando estás estresado, probablemente hayas aprendido (tanto consciente como inconscientemente) que consumirlo te ayuda a reducir el estrés y calmarte.
La CBT puede enseñarle a reconocer los signos de estrés, desafiar su deseo de fumar cannabis y reemplazar el hábito por uno más útil, como buscar el apoyo de un amigo o solucionar el problema que molesta.

Manejo de la contingencia

Este enfoque refuerza los comportamientos para dejar de fumar. En otras palabras, te recompensa por no fumar.
Alguien que participe en un plan de tratamiento de gestión de contingencias podría, por ejemplo, recibir vales para tarjetas de regalo de restaurantes, entradas para el cine o, obtener una entrada para un sorteo de premios con cada resultado negativo de la prueba.

Terapia de estímulo de la motivación (MET)

MET implica examinar sus razones para dejar el cannabis. En lugar de tratar de abordar cualquier problema subyacente que influya en el uso de marihuana, su terapeuta lo ayudará a explorar y priorizar los objetivos asociados con su uso, generalmente haciendo preguntas abiertas.
Este tratamiento puede servir como un primer paso para cualquier enfoque terapéutico para el uso de sustancias. Puede ser especialmente útil si sabe que quiere dejar de fumar pero no está muy seguro de por qué.
Es bastante común fumar con amigos o en entornos sociales, lo que puede hacer que dejar de fumar sea más difícil.
Además, algunas personas asumen que el cannabis es inofensivo, por lo que es posible que te sientas raro al mencionar tu decisión de dejar de fumar.
Si te sientes cómodo compartiendo, puede ser útil explicarles a los demás exactamente por qué decidiste dejar de fumar. Díles que has notado que afecta tu estado de ánimo, tu sueño o tu capacidad de concentración.

Esta decisión es completamente personal. Pero si crees que otros pueden pensar que estás juzgando su uso continuo, intenta usar declaraciones similares a: («No me gusta cómo me siento después de fumar marihuana») y explica tu decisión desde su perspectiva («Necesito hacer un cambio”).
Esto muestra que estás tomando una decisión por tí mismo y al mismo tiempo respeta las elecciones de tus amigos.

Establecer límites

Si aún planeas pasar tiempo con personas que fuman, puede ser útil establecer límites.
Estos pueden ser límites personales, ejemplo:
Avisas: «Si alguien me pide que fume, me negaré una vez y luego me iré».

O, los límites que compartes con tu círculo social:
«Avísame cuando planeas fumar y saldré».
«Por favor, no me pidas que fume ni me invites a tu casa mientras fumes».

Reconsiderar ciertas relaciones y entornos, si es necesario.

Si la mayoría de sus encuentros sociales giran en torno al consumo de marihuana, la decisión de dejar de fumar puede llevarte a evaluar a las personas, los lugares y las cosas que solían ocupar tu tiempo.
Es posible que necesites limitar tu exposición a ciertos entornos o relaciones para respetar sus límites o crear una forma de ser más saludable.

Los cambios en el estilo de vida a menudo son el resultado de la decisión de dejar de consumir sustancias, aunque esto puede ser difícil de aceptar. Sin embargo, ten en cuenta que es posible que estos cambios no tengan que ser permanentes.
Después de aprender nuevas técnicas de afrontamiento o superar el período de abstinencia, es posible que te resulte más fácil volver a visitar ciertas amistades o lugares.

Además, los amigos que te apoyen respetarán tu decisión de dejar de fumar un porro y evitarán animarte a empezar a fumar de nuevo. Si tus amigos responden de manera diferente, es posible que debas reconsiderar pasar tiempo con ellos.
Tal vez decidas dejar de fumar de golpe pero termines fumando de nuevo. O, has estado haciendo un gran progreso, pero después de una noche terrible y sin dormir, decides fumar un porro solo para descansar un poco.
No te desanimes. Esto le sucede a la mayoría de las personas que intentan dejar de fumar marihuana
Investigaciones confiables informan que a menudo se necesitan varios intentos para dejar de fumar con éxito, así que anímate. No estás en absoluto solo y no has fallado.

Romper los hábitos puede ser un desafío, pero la decisión de intentarlo de nuevo te mantiene en el camino correcto.
Concéntrate no en el revés de una noche, sino en el cambio que has hecho y en ese momento desafíate a aumentar ese período de abstinencia.

No siempre es fácil dejar de fumar marihuana. Estas ideas pueden ayudarte a dejarlo definitivamente.

IMPORTANTE: La información que lees en este blog es una descripción general para tratar adicciones y es posible que no se aplique a todas las personas.
Habla con un médico para averiguar si esta información se puede aplicar a tu caso.

Más información

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Sitio de negocios S.L.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios  Loading.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad