Cultivos

Plantar marihuana en terrazas o balcones


Si quieres plantar marihuana en terrazas o balcones te bastará con tener un pequeño jardín o patio al aire libre, podrás producir suficiente cannabis para auto-consumo de buena calidad y sin una gran inversión.
Si tienes acceso a un lugar soleado en un patio privado o en un balcón, terraza o azotea, ya puedes cultivar cannabis con éxito.
Es crucial tener una buena comprensión del clima en el área que vas a usar para cultivar marihuana en jardín.
El cannabis es altamente adaptable a diversas condiciones, pero es susceptible a condiciones climáticas extremas.
Las temperaturas sostenidas por encima de los 30º causarán que tus plantas dejen de crecer, mientras que las temperaturas continuas por debajo de los 12 ° pueden causar daños y retraso en el crecimiento de las plantas, incluso la muerte.
Las fuertes lluvias y los fuertes vientos pueden causar daños físicos a las plantas y reducir los rendimientos, y la humedad excesiva puede provocar moho y oídio, especialmente durante la fase de floración.
Además de los patrones climáticos, debe comprender cómo cambia la duración del día a lo largo de las estaciones en tu área. Por ejemplo en la zona de Málaga en verano tienen más de 14 horas de luz, que es de capital importancia a la hora de cultivar marihuana, menos luz significa más uso de luz eléctrica con el consiguiente gasto.
Es una buena solución consultar con los jardineros con experiencia en tu área con conocimiento sobre el cultivo de flores y verduras, y esa información también se puede aplicar al cultivo de cannabis. Es importante consultar con los jardinero de la zona la cantidad de agua que necesitarás para regarlas, lo que dependerá de si la zona es muy lluviosa o más bien seca.
Las plantas de cannabis deben recibir la mayor cantidad posible de luz solar directa, idealmente durante el mediodía, cuando la calidad de la luz es mejor.
A medida que la temporada cambia y se acerca el otoño, sus plantas recibirán cada vez menos luz solar durante el día, lo que desencadenará la etapa de floración.
Tener un viento suave es bueno para estas plantas,  especialmente en climas cálidos. Pero si vive en un área con vientos fuertes, considere plantar cerca de algún tipo de protección contra el viento, como una pared, una cerca o arbustos grandes.

Finalmente, querrá considerar la privacidad y la seguridad. Mucha gente quiere ocultar sus jardines a vecinos críticos y posibles ladrones. Las cercas altas y los arbustos o árboles grandes son su mejor opción, a menos que viva en un área aislada.
Algunos cultivadores plantan en contenedores en balcones o techos que están protegidos de la vista, mientras que otros construyen jaulas de alambre de calibre pesado para mantener a raya a los ladrones y animales. Decida lo que decida, piense qué tan grande desea que sea su planta final: las plantas de cannabis al aire libre pueden crecer hasta 38 cm de altura o incluso algo más.
El éxito de su cultivo de cannabis al aire libre también dependerá de la elección de la variedad adecuada para su clima y ubicación particulares.
Las plantas que crecen a partir de semillas pueden ser más abundantes que las plantas jóvenes en comparación con los clones.
Puede plantar semillas directamente en el jardín a principios de primavera, incluso en climas fríos y húmedos.
El principal inconveniente de cultivar a partir de semillas es que no hay garantía en cuanto a lo que germinará. Si tus semillas no vienen feminizadas, podrías terminar con machos y hembras, en cuyo caso deberás deshacerte de los machos (solo las hembras producen cogollos).
Las semillas autoflorecientes  florecen tan pronto como alcanzan la madurez sin importar la duración del día. 
La desventaja del cannabis autofloreciente es que tienden a tener menos potencia.

El suelo se compone de tres componentes básicos en varias proporciones:
Puedes plantar las semillas directamente en el suelo o comprar tierra y ponerla en macetas.
Las plantas de cannabis prosperan en un suelo rico en materia orgánica y necesitan un buen drenaje. Si decide plantar directamente en el suelo, deberá conocer la composición de su suelo y enmendarla en consecuencia.El suelo arenoso es sencillo de trabajar, drena bien y se calienta rápidamente, pero no retiene bien los nutrientes, especialmente en ambientes lluviosos. 

Por último el suelo limoso es el ideal. Es fácil de trabajar, se calienta rápidamente, retiene la humedad, tiene un buen drenaje y contiene muchos nutrientes.
Y como decimos siempre, todo es cuestión de empezar

En España cultivar marihuana para vender es ilegal, pero el cultivo de cannabis para auto-consumo esta despenalizado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Sitio de negocios S.L .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios Loading.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en el Aviso Legal.