Acciones cannabis
Inversiones en Cannabis

Inversiones en cannabis, un cisne negro o gran oportunidad


El mundo continúa luchando con la que se ha llamado la mayor crisis de salud en un siglo y la capitalización de empresas de cannabis se ha reducido a un ritmo vertiginoso.
Es la segunda recesión importante que afecta a la industria del cannabis después de la llegada de la desastrosa «crisis del vapeo» a fines de septiembre de 2019.


Ahora, el COVID-19  dio inicio a una crisis de capital que deja a muchas compañías de cannabis en lucha por asegurar la financiación y mantener las luces encendidas. Ya se conoce que algunas empresas sólo tienen capital para aguantar unos pocos meses. 
El Índice Global de Cannabis ha disminuido su cotización a casi el 50% de su valor.

Esta tendencia ya se dejó ver en la escasa respuesta a la oferta registrada de 86 millones de euros anunciada por Tilray (NASDAQ: TLRY) a principios de este mes y que provocó una disminución del 32% en el precio de las acciones de la compañía.
Los warrants revelan una disminución del 82% en el valor de las acciones desde septiembre de 2019.
La valuación de Tilray se ha reducido a sólo 300 millones de euros.

Harvest Health and Recreation (CNSX: HARV)  anunció que su adquisición planificada de 800 millones de euros de Verano Holdings se canceló.
Luego de esta compra Harvest se iba a convertir en la compañía de cannabis más grande del mundo….

Inversion en acciones de marihuana 1
Gráficos cotización de acciones

Hoy las empresas de cannabis deben centrarse en generar flujos de caja positivos para demostrar un modelo de negocio viable para los inversores.
No obstante hay consultores que están de acuerdo en que las compañías de cannabis medicinal pueden aumentar sus ventas, ya que las personas sufren un mayor estrés mientras permanecen confinadas en sus hogares.
Es evidente que aquellas empresas de cannabis que logren paliar la crisis de efectivo quedarán bien posicionadas para canibalizar a los clientes de aquellas que no pueden manejar este hostil entorno de capital. Algunas empresas están expandiendo la producción para aprovechar las inevitables próximas caídas de sus competidores».

El precio de las acciones del Grupo Althea (ASX: AGH) aumentó ( luego de una caída ) un 17% hasta los 0.23 euros, ocurrió luego del lanzamiento de una actualización de operaciones que detalla un progreso y significativo aumento de ventas en Canadá, Australia y Reino Unido.
Los inversores reaccionaron positivamente a la noticia de que Althea estaba en camino de alcanzar sus mayores ingresos en marzo gracias a la fuerte captación de pacientes con recetas recurrentes.
Althea ha aumentado la producción para satisfacer la creciente demanda del mercado del Reino Unido, junto con la finalización de la construcción de su planta de procesamiento de picos en Canadá, que se espera que genere ingresos adicionales una vez que comience a fabricar comestibles de cannabis. La empresa informó que la compañía tiene la intención de cumplir con todas sus responsabilidades, tanto para accionistas como para pacientes, independientemente de las condiciones actuales del mercado, y continuará sin deuda con 1.7 millones de euros en inventario y algo más de 15 millones de euros en efectivo, también remarco que la cadena de suministro no se ve afectada por Coronavirus. 

Durante la última semana de marzo las compras legales de cannabis en los EE. UU aumentaron un promedio del 30%. Es importante recordar que se espera que la venta minorista de cannabis, igual que los cigarrillos y el alcohol, permanezca aislada en gran medida de la pandemia de COVID-19, ya que las llamadas «industrias del vicio» generalmente permanecen protegidas de las recesiones del mercado.

«En comparación con otras clases de activos, esperamos que la industria del cannabis sea relativamente resistente a la recesión 
Otro factor importante a considerar es la posible interrupción que podría tener lugar en los mercados mundiales de cáñamo y CBD derivado del cáñamo.  


La espada de damocles por la dependencia china


Desafortunadamente la cadena de suministro global puede estar a punto de recibir un gran golpe. Muchas compañías de cannabis dependen en gran medida del hardware que se produce en China, esto es debido a sus bajos costos de mano de obra y su capacidad para fabricar en masa productos comerciales.
Los cultivadores de cannabis temen enfrentar costes más altos en los sistemas informáticos de iluminación y tecnología de calefacción, ventilación y aire acondicionado que dependan de los suministros de China.
China sigue siendo la nación más grande del planeta en cultivo de cáñamo , a pesar del hecho de que todos los productos de marihuana son ilegales dentro de sus fronteras.
China es actualmente responsable de una quinta parte de la producción mundial de cáñamo.
Como resultado de esta dependencia, cualquier reducción en la producción probablemente ejercerá un efecto negativo sobre la disponibilidad de cáñamo en todo el mundo, aunque en este punto el alcance del daño aún no está claro. 

Por otro lado, hay algunos posibles resultados positivos que podrían surgir de la pandemia global de COVID-19, como la mayor probabilidad de legalización del cannabis.


La lucha contra el desempleo después del coronavirus


Algunos expertos en los EEUU creen que una consecuencia indirecta del brote de coronavirus, – además de la inevitable desaceleración económica- será una mayor receptividad a la introducción de cannabis legal para uso en adultos por parte de los gobiernos estatales y federales.

Aunque muchos legisladores aún dudan en apretar el gatillo de la legalización recreativa, sus prioridades pueden cambiar en una economía posterior al coronavirus, ya que los presupuestos del gobierno se reducen en respuesta a la gran disminución de los ingresos fiscales.
Legisladores que anteriormente estaban «en la opsición» en lo que respecta al cannabis, incluso pueden terminar presionando para su introducción como una forma de apuntalar los números de desempleo, ya que la industria del cannabis sigue siendo el principal creador de empleos en los Estados Unidos, al tiempo que también proporciona un necesitado impulso de la economía.

Sin embargo, hasta que las condiciones del mercado mejoren, las compañías de cannabis se verán obligadas a recoger velas y esperar un par de trimestres difíciles.
Una vez que la tasa de infección por COVID-19 comience a disminuir, y el capital de inversión se vuelva menos escaso, el mercado probablemente comenzará a recuperarse. Pero hasta entonces, la industria tendrá que confiar en una mentalidad de supervivencia donde el efectivo es el rey.


Conclusión: los inversores motivados por el pánico pueden ser perdonados por huir del mercado en masa, pero históricamente las mayores ganancias siempre se han logrado después de una recesión en los mercados. Los inversores con capital para comprar acciones, (al tiempo que se aprovechan de los precios más bajos) podrán obtener enormes recompensas a largo plazo. 
La única pregunta que se debe considerar es: ¿estamos mirando un cisne negro o una gran oportunidad?



Mas inversiones en cannabis

Deja un comentario

You cannot copy content of this page

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad